La llegada del Internet de las cosas (IOT) a las diferentes industrias significa un nuevo paradigma en la gestión y optimización de negocios: pasamos a usar dispositivos, conectados entre ellos, distribuidos por el territorio. Esta nueva forma de funcionar se basa, precisamente, en estos sensores o dispositivos instalados en los elementos de los que se quiere obtener información y en las plataformas, que suelen estar en la nube, que gestionan el conjunto.

En resumen, obtenemos datos sobre los diferentes componentes esenciales de nuestro negocio que se encuentran a distancia. Esto nos permite catalogar, servir, gestionar e interconectar los dispositivos y obtener información de valor que nos facilite tomar decisiones estratégicas, de gestión diaria y de negocio para nuestra compañía.

Gracias a la nueva tecnología IOT y mediante un enfoque, la telemetría, podemos desarrollar, además, estrategias de innovación en diferentes sectores partiendo de la obtención de grandes cantidades de información en tiempo real.

La telemetría posibilita medir remotamente magnitudes y enviar dicha información a un operador central. Con ello se puede llevar un control más preciso de las métricas de un activo y optimizar procesos de desarrollo de negocio.

Un dispositivo sensor realiza la medición, es decir, captura la información. Y esta se comunica, mediante redes inalámbricas, a una central donde se produce la visualización ordenada y estructurada de los datos. El último paso es el análisis de la información recogida para una posterior toma de decisiones.

El uso de sistemas de telemetría está ampliamente extendido en sectores como el aeronáutico, el transporte, el energético, el químico o el agricultor. Estas industrias han sabido aprovechar su gran potencial puesto que facilita la monitorización automática y el envío de alarmas y avisos en tiempo real.

Si nos centramos en el ámbito del transporte, por ejemplo, donde su uso resulta hoy mismo indispensable, veremos los beneficios que aporta. En este caso, la telemetría permite controlar la ubicación del vehículo, el gasto de combustible, el estado de la carga y la seguridad. Y con esta información es posible coordinar flotas, asegurar tiempos de entrega, monitorizar la conducción y optimizar el desempeño de los operarios. Acciones que derivan en un significativo ahorro de tiempo y costes para la empresa. Y, todo ello gracias a la información que los dispositivos transmiten a distancia.

En definitiva, los principales beneficios que aportan los sistemas de telemetría se concentran en tener información actualizada en tiempo real, recibir alarmas y avisos y mejorar la productividad y la rentabilidad del negocio. Además, permiten realizar las comunicaciones de datos a bajo coste, es decir, cada vez es más económico obtener datos en grandes volúmenes y poder gestionarlos en nuestro beneficio. No obstante, una vez tenemos estas cantidades de información, resulta imprescindible disponer de cuadros de mando que nos permitan detectar y ordenar la información de valor para que se pueda procesar e interpretar.

Viendo los beneficios que ofrece la telemetría, en IPS hemos decidido apostar por este nuevo enfoque creando soluciones necesarias que lo exploten al máximo. Así, gracias a este servicio, podemos determinar el mejor momento para recaudar, establecer rutas de recaudación a conveniencia, evitar paradas por descargas de Hopper o consultar información de juego en tiempo real, por ejemplo. Nuestro objetivo no sólo es ser pioneros en el uso de este enfoque en el sector, sino que queremos ofrecer servicios de innovación útiles para la optimización y la competitividad de las empresas operadoras.

Telemetria-e-IOT-cambio-de-paradigma-en-nuestro-sector-1

Share This